loading...

CONTEXTO Y CONCEPTOS

La crianza de becerras de reemplazo en un establo lechero es un de los aspectos más importantes a considerar, el rendimiento de la vida productiva de una vaca está determinado por los primeros meses de vida (Soberon et al 2012). Por tal motivo, es de suma importancia proporcionar a la becerra al nacimiento un lugar limpio, realizar una transferencia de inmunidad pasiva exitosa por medio del calostro y limitar la exposición a patógenos durante sus primeros días de vida. Posteriormente, se podrá hablar del correcto desarrollo ruminal de becerras.

El costo de generar reemplazos es del 20% (13-25%), del total de la producción de un establo. Dependiendo de diversos factores como lo es la edad al parto, el costo de una vaquilla puede variar de $1,850 a $2,200 dólares.

El objetivo principal de un programa de crianza de becerras es criar becerras de alta calidad que puedan maximizar las ganancias cuando sea un animal adulto e ingrese a la etapa de lactancia. Una becerra de alta calidad es un animal que no tiene limitaciones, que nada le afecte su capacidad de producir leche eficientemente. Esto lo debemos lograr al menor costo y tiempo posible, y una parte clave será tener éxito en desarrollo ruminal de becerras.

Los primeros días de vida son los más importantes, ya que el tracto gastrointestinal del bovino recién nacido sufre apreciables cambios entre el nacimiento y el momento a los cuales el rumen se hace funcional. Factores tales como, calidad, cantidad y forma física de la dieta, determinan el desarrollo y diferenciación de los compartimentos del aparato digestivo. El acceso a alimento sólido desde temprana edad estimula el desarrollo del retículo-rumen.

La estructura ruminal está compuesta de tejido que se queratiniza sobre la superficie (Mcgavin & Morrill, 1976) y al nacimiento se observan múltiples y rudimentarias papilas que miden entre 1 y 2,6 mm (Tamate et al., 1962). La textura del alimento sólido (tamaño de partículas) afecta el desarrollo papilar, reportando diversos autores (Mcgavin & Morrill y Greenwood et al., 1997) que la dieta sólida finamente molida favorecería la queratinización de las papilas.

TRANSFORMAR A LA BECERRA EN RUMIANTE LO ANTES POSIBLE

La fase láctea es la más costosa en la cría de reemplazos. Entre más rápido sea el destete, menor será el costo del reemplazo. El objetivo principal de este período es hacer a la becerra autónoma tan pronto como sea posible para retirar la leche:

Los objetivos principales, sobre el desarrollo ruminal en los primeros días de vida son los siguientes:

  • Establecer una flora microbiana efectiva (anaerobia)
  • Estimular las contracciones del rumen
  • Maximizar la capacidad de asimilación de las paredes del rumen
  • Asegurar un crecimiento adecuado
  • Limitar y prevenir los problemas digestivos.
  • Optimizar el consumo (leche y alimento sólido).
  • Desarrollo temprano del rumen tanto anatómicamente (tamaño) como funcionalmente (paredes ruminales y flora).
  • Rumen funcional que esté listo para el destete.

El rumen al nacimiento es estéril y no funcional, al destete el rumen debe tener una flora ruminal anaerobia que produzca ácidos grasos volátiles (AGV), además de tener una capacidad de absorción, motilidad y contractibilidad.

Existe cierta controversia sobre el tipo de alimento sólido que deben incluirse en la dieta de las becerras durante el período previo al destete. Los productos finales resultantes de la fermentación de los alimentos iniciadores en el rumen son predominantemente butirato y propionato. Se ha demostrado que el butirato es el AGV que estimula el mayor crecimiento de papilas de la mucosa del rumen (Sander et al., 1959; Warner, 1991).

Sin embargo, alimentar solo con alimento iniciador antes del destete los terneros pueden reducir el pH ruminal (Beharka et al., 1998), disminuir la motilidad ruminal (Clarke y Reid, 1974), y causar hiperqueratinización y aglutinación de papilas ruminales (Bull et al., 1965); por lo tanto, disminuyendo la capacidad de mucosa del rumen para absorber nutrientes (Hinders y Owen, 1965), especialmente si la alimentación de arranque está finamente molida (Greenwood et al., 1997).

Por otro lado, los forrajes estimulan la capa muscular del rumen (Tamate et al., 1962), promueven la rumia (Hodgson, 1971; Phillips, 2004), y mantienen la salud de la pared del rumen (Suárez et al., 2007).

No se recomienda el suministro de forraje a becerras menores de 60 días de vida, porque se ha demostrado que reduce el consumo de alimento en becerras alojadas individualmente (Phillips, 2004), perjudica el desarrollo de las papilas ruminales (Nocek y Kesler, 1980), disminuyen la digestibilidad, la ganancia diaria de peso corporal y el consumo de materia seca (Leibholz, 1975). Además, la actividad celulolítica en el rumen de las becerras jóvenes no está completamente adquirido hasta 3 a 4 semanas después del nacimiento (Anderson et al., 1987; Sahoo et al., 2005), lo que sugiere que el forraje consumido antes de las 3 semana de edad podría no ser digerido correctamente.

FORMULACIÓN DIFERENCIADA CON EL CONCEPTO HDF (FIBRA DE ALTA DIGESTIBILIDAD)

Tras todo lo anteriormente expuesto, se puede concluir que esto nos lleva a un problema técnico ya que, por un lado, se tiene la adición de forraje que nos aporta fibra y nos promueve la salud intestinal, pero por otro lado nos limita el crecimiento. Bajo este conocimiento Wisium ha desarrollado un concepto que resuelve este problema.

El concepto HDF (fibra de alta digestibilidad), contiene materias primas ricas en NDF (fibra neutro detergente), y la formulación es muy segura ya que promueve el establecimiento de la flora celulolítica y genera un pH más alcalino, sin generar problemas de acidosis y obteniendo una fácil digestión.

Un aspecto para considerar en cuanto a el ofrecimiento de iniciador se refiere a la forma física que éste se presente para estimular su consumo. Según Church et al., (2003), los concentrados de textura muy gruesa o comprimidos son más apetecidos que el tipo harina. En caso de ofrecer concentrado finamente molido, se apelmazará en la boca de la becerra y causará que ésta rehúya del alimento, mientras que los granos de éstos tienen buena aceptación cuando son partidos o aplastados, e incluso si son tratados con vapor pueden ser más apetecidos (Church, 1977; Church et al., 2003).

La digestión de los nutrientes como proteína, grasas y NDF se va modificando a distintas velocidades en las becerras, ya que el establecimiento de las bacterias que degradan estos nutrientes se va estableciendo a distintos tiempos.

La digestión de NDF va aumentando más lentamente que la digestión de proteínas y grasas, por la tanto la transición a la dieta pos-destete que contiene niveles de fibra más altos por la inclusión de forraje, debe ser bien manejada.

NURSY, UNA PROPUESTA DIFERENTE

Nursy es el programa para crianza de becerras de Wisium, desarrollado como una propuesta integral bajo el conocimiento de diversos expertos en nutrición animal a nivel mundial, con el objetivo de ofrecer al ganadero una alternativa para el tema de alimentación en primeras edades, aportando niveles de nutrientes óptimos, siempre priorizando la salud intestinal, para que las becerras tengan la capacidad de desarrollarse como rumiantes a más temprana edad.  

El alimento iniciador Nursy tiene un tamaño de pellet especifico (5 mm), para estimular la masticación, la rumia y el crecimiento de las papilas ruminales. Nursy prepara a la becerra para el destete de una manera más segura.

Grafica 1. El desarrollo de la flora celulolitica se da a ph superiores de 6.5, Nursy desarrolla una tendencia más por la flora celulolitica, sin perjudicar el desarrolla de la flora amilolítica, limitando los problemas de acidosis y timpanismos.

Nursy basa su concepto en priorizar el desarrollo del epitelio y establecimiento de la flora, para que al momento de la transición al destete la becerra este preparara para la inclusión de fibra en la dieta.

Para corroborar lo antes mencionado, Wisium realizo evaluaciones donde se alimento a becerros con alimento Nursy Flex y un grupo control con un alimento estándar, un grupo de becerros fueron sacrificados a 30 días de vida y otro grupo a 60 días de vida, los resultados fueron los siguientes;

30 DÍAS DE VIDA

Los resultados muestran una marcada diferencia en el desarrollo del epitelio ruminal, la capacidad de consumo, superficie de absorción y desarrollo de la submucosa, capa muscular y serosa. El tamaño de las papilas mostró una diferencia estadísticamente significativa (P=.05), el rumen represento el 49% y 42% para el grupo Nursy y control respectivamente de la capacidad de los 4 compartimentos.

60 DÍAS DE VIDA

Los resultados muestran una diferencia en la cantidad y tamaño de las papilas ruminales, el desarrollo de en la capacidad de consumo del rumen fue superior para el grupo Nursy (57%) que para el grupo control (54%). Los 3 AGV juegan un papel fundamental en el desarrollo de la funcionalidad:  

  • Butirato: para iniciar una absorción rápida.
  • Propionato: (ácido glucogénico) para duplicar células por ser un “primer” característico de la síntesis proteica.
  • Acetato: que proporcionará la energía necesaria para mantener estable el crecimiento y multiplicación celular.

Conclusiones

La formulación de Nursy prioriza la salud intestinal, desarrolla una flora celulolítica sin perjudicar el consumo y ganancia diaria de peso, promoviendo la capacidad de absorción para que la becerra al destete tenga un rumen funcional y no sufra una perdida de la ganancia post destete. En diversas evaluaciones que hemos realizo en establos, la ganancia diaria de peso post destete, es superior en becerras que consumieron Nursy en la fase de lactancia, al igual la incidencia de diarreas por el cambio de dieta se ve disminuido.

El camino hacia el éxito esta en la construcción, construyamos buenas becerras para tener éxito en la lactancia.

MVZ. Luis Felipe Hernández Calderón
Asesor Técnico Especializado Rumiantes Wisium

Abrir chat
¿Necesita ayuda?
Nuestros expertos le contestan
Hola, ¿en qué podemos ayudarle?